1ca6797nav3p

Estas ubicado, quieres saber el secreto?

Una de las nuevas tecnologías que más han sorprendido es la de los navegadores GPS. Algunos se preguntarán como es posible el desarrollo de estos mapas, y la compañía Navteq está dispuesta a contarlo.
Aunque pueda parecer sorprendente, esta impresionante tecnología comienza con un toque muy humano. Como proveedor de cartografía digital, NAVTEQ tiene una cobertura de unos cinco millones de kilómetros de carreteras en más de 58 países , lo que equivale a una tarea colosal llevada a cabo por empleados de NAVTEQ a nivel local.
La compañía cuenta con más de 550 investigadores de campo que conducen constantemente las carreteras para actualizar cada detalle desde nuevas urbanizaciones a gasolineras. A ello, se pueden añadir las últimas noticias sobre tráfico como el flujo de circulación e incluso todos los negocios de restauración y de ocio que sean útiles a la hora de búsqueda de actividades de una ciudad. Cada equipo de investigadores dirige su propia área, asumiendo todo el proceso desde el comienzo hasta el final. Todo esto se traduce en consistencia, continuidad y un proceso de actualización más rápido.
Trabajo en equipoEstos investigadores trabajan en equipo de dos con un receptor GPS, fijado en el techo del coche y con la precisión media de un metro . Dicho receptor está conectado a un ordenador portátil que utiliza un programa especial que permitirán ayudarles a comprobar la precisión de los mapas actuales o crear nuevos. Gracias a unos auriculares, el copiloto del conductor introduce comentarios de voz continuamente indicando todos los cambios a medida que van conduciendo por las zonas rastreadas.
El software, desarrollado especialmente para esta actividad, permite a los investigadores de campo descargar secciones de la base de datos existente a un ordenador portátil para actualizarla sobre la marcha. A pesar de que ninguna parte de la tecnología utilizada es en sí misma revolucionaria, su inteligente integración ha constituido un “kit de herramientas” muy eficiente que representa un hito significante en la historia de la recopilación de datos cartográficos.
Los cambios en los mapas se hacen de tres formas distintas. En el caso de características estándar, como calles de un único sentido, existe toda una gama de iconos que se pueden introducir directamente en la imagen . Las paletas gráficas para las anotaciones hechas a mano son también lo bastante eficaces para usarse con el sistema e incorporarse en el hardware.
Las anotaciones de voz son particularmente prácticas en situaciones complicadas. Un archivo de sonido describe lo que se puede ver en la carretera y un icono aparece en la pantalla mostrando la posición exacta usando DGPS. Los equipos también tienen cámaras para poder captar cualquier detalle particularmente difícil.
Los mapas digitales son esencialmente distintos de los mapas convencionales en papel ya que éstos ofrecen una perspectiva aérea. Para la navegación se requiere una visión horizontal; en otras palabras, para poder ver a través de los ojos del conductor. Al comprobar lo que el conductor verá más adelante, se pueden establecer matices en las instrucciones como gire a la izquierda, manténgase a la izquierda, desvíese a la izquierda e incluso no poner nada en el caso de que sea demasiado obvio por donde continua la carretera.
De regreso a la oficina, se inicia el portátil y se conecta a la base de datos principal, lista para la nueva información que se debe codificar y enviar a la unidad central. El control de calidad es por supuesto primordial por lo que toda una serie de pruebas culminan en cientos de informes sobre el software para comprobar los nuevos datos. Sólo llegados a este punto, se incluyen éstos en los ya existentes que tendrán que volver a ser comprobados una vez más con las actualizaciones que han ido surgiendo durante el proceso.
En Navteq España están orgullosos de sus trabajadores con la rapidez con la que atienden los principales cambios en las redes viarias. Situación que en nuestro país, y debido a la presión urbanística, se torna muy frecuente, especialmente a la hora de marcar las nuevas calles de las numerosas urbanizaciones que se construyen en la costa, donde la compañía tiene varios grupos de geógrafos o personas que son las encargadas de pilotar los coches y manejar los instrumentos de medición. Un caso especial es el de los túneles de la M-30 madrileña, una de las mayores remodelaciones que ha sufrido la ciudad, y que en la próxima actualización que Navteq facilitará a los fabricantes de navegadores, aparecerá en su nueva configuración.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *