Uff, qué calor!!

Cuando llega el verano, los ordenadores dejan paso a las sombrillas, a la arena en el bañador, y a las largas siestas de después de la paella. Pero aquellos infortunados PC que no gozan de las vacaciones de sus dueños tienen que hacer frente a su peor enemigo: el calor.

Una pesadilla para nuestro equipoEl ordenador típico, ya sea de sobremesa o portátil, convierte gran parte de la energía que consume en algo que poco tiene que ver con potencia de cálculo: calor. Si ponemos la mano cerca de los ventiladores de la torre de nuestro PC, veremos que se genera una cantidad considerable de calor en su interior, con temperaturas en la CPU de hasta 60 grados.
Si disponemos de un portátil, será difícil no darse cuenta, dado que el calor pasa a través del teclado y de su parte inferior, así que si tecleamos o -si somos masoquistas- lo apoyamos en nuestro regazo, notaremos el calor generado por el equipo.
Buena ventilación
Imprescindible una buena aireaciónExcepto en los ordenadores más de alta gama o “tuneados”, la inmensa mayoría de los equipos disponen de sistemas de refrigeración por aire, así que la única cosa que evita que nuestro ordenador se bloquee por un exceso de temperatura es su capacidad de introducir aire más frío en su interior.
Claro está, si el aire que hay a su alrededor, ya sea por estar muy arrinconado, ya sea porque hace calor en la habitación a causa del sol, está a una temperatura alta, el proceso de intercambio de calor no se produce, por lo que el ordenador, al no poder deshacerse del exceso de energía calorífica, dice “basta ya” y se bloquea.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *