microsoft_logo1

Ardua lucha contra la piratería

Por cada euro que Microsoft ganó con el descenso de la piratería de sus productos en 2008, su ecosistema de partners logró ganar hasta 4,37 euros, según señala el estudio de IDC, “El Impacto de la Piratería del Software y el mal uso de las Licencias en el canal”
Microsoft ha hecho públicos más de 150.000 testimonios de consumidores que, en los dos últimos años, se han visto estafados porque compraron sin ser conscientes software ilegal y como consecuencia, en la mayoría de los casos, se vieron afectados por infecciones de virus y malware.

Asimismo, Microsoft celebró el “Consumer Action Day”, durante el cual se lanzaron de forma simultánea en más de 70 países iniciativas de educación y acciones coercitivas que ayudan a proteger a los consumidores e incrementar la conciencia acerca de los riesgos que entraña el uso de software ilegal.

El mercado negro del software
La industria del software lleva mucho tiempo estudiando la piratería del software y sus efectos en los consumidores. Un estudio de IDC de 2006 mostraba cómo una de cada cuatro webs que ofrecían software ilegal pretendían instalar códigos no deseados y maliciosos. Este ratio está creciendo, como descubrió Media Surveillance, una compañía alemana de soluciones de anti-piratería, cuando recientemente se descargó varios cientos de copias ilegales de Windows y detectó que un 32% de las copias piratas descargadas contenían códigos maliciosos. El estudio de IDC de 2006 analizó el software ilegal de Microsoft comprado en tiendas de 17 países: el 50% de los discos contenía un código falso, tenía malware o incluso no podía ser instalado.

Asimismo, el estudio de IDC, co-patrocinado por Microsoft y por la Asociación Internacional de Partners de Microsoft (IAMCP), “El Impacto de la Piratería del Software y el mal uso de las Licencias en el canal”, señala las dos caras de una misma moneda: por un lado, el enorme daño colateral que la piratería del software está causando a numerosas empresas de la industria tecnológica y por otro, las grandes oportunidades de negocio que la reducción del uso y distribución del software ilegal puede suponer para todos.

Por cada euro que Microsoft pierde por la piratería del software, el informe señala que las empresas de su ecosistema de partners que venden, dan servicios y construyen soluciones sobre software de Microsoft pierden 5,50 euros. Este estudio muestra una realidad de escala mundial que afecta tanto a las pequeñas y medianas empresas, como a las empresas de software de mayor tamaño.

Plan de Protección del Cliente de Windows
Microsoft Ibérica está fuertemente comprometida con la protección de clientes, partners, empresas y particulares, frente a los riesgos asociados al software ilegal. El Plan de Protección del Cliente de Windows, una iniciativa de Microsoft a nivel mundial para combatir el uso y distribución de software ilegal está basada en tres pilares estratégicos:

– Formación al cliente y al distribuidor informático: Microsoft está trabajando con Comunidades Autónomas, con la Administración y Asociaciones Sectoriales, como BSA, AETIC y ADETI, y de Consumidores para promover el valor del software legal realizando campañas de visitas informativas a los distribuidores para apoyar la distribución de software original.
– Innovación Tecnológica: Microsoft potencia la diferenciación entre el software legal y las falsificaciones mediante diversas tecnología que incluyen el control de acceso a actualizaciones, procesos de validación, notificaciones a usuarios indicándoles la no existencia de una licencia legal para su Sistema Operativo, tecnologías antifalsificación, acceso a plantillas adicionales y soluciones para incrementar la productividad de usuarios finales y PYMES, etc.
– Acción Legal: Aunque las acciones legales se utilizan en última instancia, los Tribunales pueden llegar a imponer sanciones a los distribuidores que comercian con software ilegal, obligándoles a pagar por los daños ocasionados y pudiendo incluso dictar sentencias de cárcel.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *