ipad_450

Describiendo el producto más reciente de Apple

Primero fue el iPod, y con él cambió la industria musical; luego llegó el iPhone, y con él la telefonía y el Internet móvil. Ahora Apple pretende cautivar de nuevo al mundo, esta vez con el foco en el mundo editorial, con su iPad . En una demostración más de su hombre fuerte, Steve Jobs, de que la tecnología puede ser bella, fácil y ligera , el iPad se ha presentado, en medio de una histeria mediática, para revolucionar la industria editorial. Este sector lleva años sufriendo la caída de la circulación por el efecto de Internet y busca fórmulas creativas que contenten al consumidor y a la industria.

Incluye navegación por Internet, correo, fotos, vídeos, música, juegos y lecturas de diarios y libros

“A medio camino entre el teléfono y el portátil”, según el consejero delegado de Apple, Steve Jobs, iPad es un navegador de Internet, un reproductor multimedia para escuchar música o ver vídeos, películas y programas de televisión; una consola de videojuegos y, tiembla Amazon, un lector de libros electrónicos con pantalla a color. El eReader, que soporta el formato abierto ePUB, va asociado a la nueva tienda iBooks que viene a completar la oferta de contenidos de Apple en la Red. Una compañía que Jobs autodefinió como “la mayor empresa de aparatos móviles del mundo”. De momento, Apple cuenta con el apoyo de cinco de las grandes editoriales, como Penguin, Harper Collins, Simon & Schuster, MacMillan o Hachette, que ofertarán sus contenidos en iBooks.

El iPad es un aparato multitáctil, con pantalla de 9,7 pulgadas, ligero (680 gramos) y fino, muy fino (12 milímetros de espesor). Un aparato con la mayoría de funcionalidades que el iPod Touch, salvo que no lleva cámara (aunque ofrece un kit de conexión) ni Webcam. Tampoco es un teléfono, aunque algunos modelos sí llevan una conexión de datos 3G. iPad, según Jobs, “mejora la experiencia visual de sus anteriores creaciones” con una batería que dura hasta 10 horas “para poder ver vídeos sin parar en un trayecto en avión hasta Tokio”, aseguró el consejero delegado.

También incluye otras 12 nuevas aplicaciones específicas para el aparato, como Keynotes para crear y realizar presentaciones simplemente con los dedos, tal y como popularizó iPhone. Además, los 140.000 programas disponibles en la tienda de aplicaciones también correrán sobre el nuevo aparato “sin necesidad de que los desarrolladores los modifiquen”. Gigantes del videojuego, como Electronic Arts o Gameloft y The New York Times, el diario favorito de Steve Jobs, salieron ayer al escenario para demostrar al auditorio las mejoras que iPad supone para sus respectivos sectores. Martin Nisenholtz, representante del rotativo, aseguró que con este aparato “realmente entramos en la próxima generación del periodismo digital”.

El aparato estará disponible en todo el mundo dentro de dos meses en su versión con conexión inalámbrica Wi-Fi por 499 dólares (16GB), 599 dólares (32GB) y 699 dólares (64GB). Las versiones con 3G aparecerán un mes después, a 629 dólares (16GB), 729 dólares (32GB) y 829 dólares (64GB). De momento, sólo hay acuerdo con la operadora AT&T, que, sin contrato obligatorio, suministrará a los estadounidenses la conexión móvil por 14,99 dólares para descargas de hasta 250 MB al mes o por 29,99 dólares para un acceso ilimitado. Jobs aseguró que desde ya mismo “trabajaremos para llegar a acuerdos con otras operadoras en el mundo”, y que esperaba no se dilataría hasta más allá del próximo mes de julio. Además, quienes quieran, podrán acoplar un teclado físico al aparato.

El reproductor musical iPod y el teléfono inteligente iPhone han significado un antes y un después en la historia de Apple. De ser una empresa de ordenadores pasó a ser una vendedora de tocadiscos y luego una vendedora de teléfonos.

Y de fabricar para una élite a producir para las masas y -más milagroso aún- sin bajar de precios. Apple es la envidia de cualquier empresario, pero no sólo por sus productos sino por el margen de beneficio que obtiene de cada uno que vende. Con el margen de beneficio y el cerebro de Steve Jobs se entiende que Apple valiera en bolsa hace diez años 6.000 millones de dólares y hoy 50.000 millones de dólares.

El éxito no se entendería sin dos tiendas online, iTunes (principalmente para música y películas) y App Store, la tienda de aplicaciones para el teléfono. Primero, Apple probó que las descargas de canciones en Internet podían dar (y dan) beneficios; después que, más allá de la voz, las aplicaciones para los smartphones o teléfonos inteligentes (auténticos ordenadores de pantalla táctil, con Wi-Fi, conexión 3G a Internet, música, vídeo, y que además sirven para hablar) son el futuro de la telefonía móvil. El año pasado este mercado recaudó 4.200 millones de dólares en todo el mundo.

Con 140.000 programas disponibles (desde juegos como el Tetris a utilidades de oficina o curiosidades como tocar la ocarina) y 3.000 millones de descargas (gratuitas y de pago) desde su lanzamiento en 2008, la tienda de aplicaciones ha revitalizado, sobre todo, las ventas de iPhone (25 millones el año pasado y 47 desde su lanzamiento en junio de 2007) ya que los ingresos por estas pequeñas compras se reparten en un 70-30 entre el desarrollador y el propietario de la tienda.

Dos días antes del lanzamiento del iPad, Apple informó de que duplicó sus ganancias en el último trimestre de 2009 respecto al mismo periodo anterior, fundamentalmente gracias a los iPhone y a los ordenadores Macintosh. El beneficio neto fue de 3.380 millones de dólares (2.390 millones de euros).

Sólo el tiempo dirá si, por enésima vez, el mundo deberá descubrirse ante el creador de los Macs, el creador de los iPod, el creador de los iPhone, el creador de los estudios Pixar, Steve Jobs.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *