Los Buenos Dias del Dr. Molina Morillo

El correo electrónico
Escrito por: Rafael Molina Morillo (rafaelmolina41@gmail.com)
¡Qué Nuestra Señora de la Tecnología nos ampare! Dios mío, ¿por qué tenemos que sufrir tanto con lo que debería ser una bendición divina, como parecía serlo el correo electrónico?
Todo por culpa de dos o tres docenas de desconsiderados o ignorantes que todavía no se han dado cuenta de que el mentado correo electrónico fue inventado para simplificarnos la vida, permitiéndole a la humanidad intercambiar mensajes desde cualquier parte del mundo y a la velocidad de la luz.
Las personas a las que me refiero son aquellas que, sin medir las consecuencias, envían mensajes larguísimos y acompañados de innumerables fotos o “attachments” que, al ocupar descomunales “mega-espacios”, resultan desesperadamente lentos y pesados. ¡Y para colmo, repiten el mismo mensaje dos y tres veces, como para asegurarse de que llegará a su destino!
Hagamos una campaña en pro del mensaje electrónico conciso y breve, y vayamos a las puertas del Congreso con pancartas alusivas, vestidos todos de color… ¡verde!, por ejemplo, para ver si nos hacen más caso que a los del 4%. Pero hagamos algo, lo que sea, para reivindicar las bondades del abusado correo electrónico.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *