periodismo-digital1

Lectura comprensiva: La animadversión de periodistas de medios impresos hacia comunicadores digitales

Sin que se exprese abiertamente, subyace en la crónica de
espectáculos y de arte del país 
una suerte de prejuicio en contra de quienes escriben sobre los artistas
en páginas y portales digitales.

 

Editores de las secciones de espectáculos de diarios impresos
se la tienen al menos con los digitales, a quienes ven con una infundada
ojeriza, tratando en lo posible de restarle méritos y créditos al trabajo que
éstos realizan, al considerar que lo único valorable e importante es lo que
ellos publican en  los medios
impresos.

 

Algunos no esconden su malquerencia hacia los denominados
blogueros, y se quejan cuando de alguna manera una noticia importante parte
desde un portal digital que ha obtenido la primicia.

 

Esos señores no conciben que una noticia corra primero en
las redes sociales, y en lo posible tratan de disminuir su incidencia e impacto,
bajo alegatos y argumentos, que no son más que la expresión del desfase en que
se encuentran, acomodados como están en la poltrona de la sala de redacción de
un diario impreso  desde donde
miran con desdén a los demás.

 

Uno de ellos tuvo la cachaza y el tupé de protestar porque
una empresa de relaciones públicas organizó un encuentro con editores de
portales y páginas digitales, con los cuales procuraba un acercamiento, consciente
de la importancia que alcanza  el
periodismo digital en estos tiempos.

 

Se olvidan estos señores de que las redes sociales y la
comunicación digital  son una
realidad que en vez de soslayar se debe comprender y asimilar, en una época en
que los grandes emporios editoriales como The New York Time, por solo citar un
caso, atrviesan por una crisis financieras, y han tenido que someterse al rigor
de importantes y necesarios cambios para poder sustentarse.

 

Ninguna actividad social, económica ni política puede estar
hoy día al márgen de la web y la comunicación digital.

 

Eso lo saben los cronistas de arte de diarios impresos que
asumen una actitud de celos infundados 
contra los medios digitales, debido a su rapidez, inmediatez y
alcances  globales.

 

De hecho, ningún periódico impreso puede  prescindir hoy día de una edición digital.
Todos han tenido que ir a la red.

 

Tratar de contrarestar o competir con los medios digitales
de la manera en que algunos lo hacen, articulando mezquindades, es un ejercicio
inútil, penoso y hasta vergonzoso.

 

Lo dice alguien que escribe al mismo tiempo para un medio
impreso y otro digital.

 
Tomado de JosephCáceres.net



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *